El fundamento antropológico de la familia

Cuando San Juan Pablo II añadió: “Reina de la familia” a las letanías lauretanas alguien me comentó que "se puede decir familias para sentirnos todos identificados" a lo que yo no daba mi consentimiento por distintas razones, un de ellas es cambiar lo mandado por el Papa, otra fué que el plural diluía el concepto de familia en la relativización de la misma.

Ahora llega el verano, final de curso vacaciones, encuentros esporádicos, etc. entramos en un periodo de alegría y una especie de fiesta para quien tenga la suerte de poder disfrutarlo, ya sabemos: crisis, paro, aumento de las separaciones, ancianos abandonados...

Por estas fechas escuchamos "Dios no hace vacaciones", es verdad, se palpa en lo humano de los hijos de Dios cuando se lleva a cabo colonias, campamentos, misiones, voluntariado, retiros y más, pero no está nada mal hacer un poco de reflexión ahondar un poco sobre la familia y su origen, les dejo este magnífico discurso que dirigió el papa Benedicto XVI el lunes 6 de junio de 2005 en la Basílica de San Juan de Letrán para presidir la apertura del Congreso Eclesial de la Diócesis de Roma sobre «Familia y comunidad cristiana: formación de la persona y transmisión de la fe».

Saber más aprendiendo del sabio Benedicto XVI

Respuestas en un buscador

Fuente: Porque los catolicos no leen la biblia y se apegan a las costumbres?

Pincha sobre la fuente y las diversas respuestas exáminalas si quieres, pero la Iglesia «recomienda de modo especial e insistentemente a todos los fieles [...] la lectura asidua de las divinas Escrituras para que adquieran "la ciencia suprema de Jesucristo» (Flp 3,8), «pues desconocer la Escritura es desconocer a Cristo» (DV 25; cf. San Jerónimo, Commentarii in Isaiam, Prólogo: CCL 73, 1 [PL 24, 17]). Punto 133 C. I. C.

Recomendaciones para leer la Biblia

1) Orar al Espíritu Santo para recibir su luz y entendimiento. 2) Leer con humildad, no pretendiendo tenerlo ya todo entendido. 3) Interpretar según la Iglesia. La humildad exige que se pregunte y estudie. 4) Leer la Biblia con frecuencia para beber mas de la fuente. 5) Leer con el fin de amar y obedecer mas a Dios y amar mas al prójimo 6) No buscar en la Biblia ciencia natural sino un mensaje espiritual.

Saber más

Carta abierta al cardenal Kasper sobre la comunión a los divorciados

Fuente: FIAMC

Tuve el gran honor de asistir como auditor al Sínodo para la Nueva Evangelización. Allí conocí y conviví con otro asistente que forma parte su fundación. Me habló de Vd. y le hablé de Vd. Me dio un libro suyo, que leí con atención por las noches. Mi opinión cambió: V.E. es un gran teólogo, tiene un gran corazón y reflexiona rezando. He dudado en si tomar parte en la discusión sobre si los divorciados que han contraído una nueva unión pueden o no acceder al sacramento de la Eucaristía. Pero lo hago después de leer de nuevo el Documento de Aparecida, tan citado en el Sínodo. Los laicos debemos hablar.

Sinceramente creo que los fieles divorciados que conviven maritalmente con otra persona no deberían acercarse a la comunión eucarística y sí a la espiritual ya que la presencia de Jesucristo no es forzada en este último caso sino libre. Él decidirá su grado de presencia. Tradicionalmente la Iglesia ha protegido cuidadosamente la eucaristía de todo tipo de abusos. No es bueno para el ser humano acercarse a comulgar con sombra de pecado grave. El caso es especialmente duro para el cónyuge abandonado que ha encontrado a otra persona y conserva la fe.

Es posible que muchos matrimonios sean nulos. También es cierto que muchos tribunales eclesiásticos son laxos (se lo dice el Papa todos los años a La Rota). Pero- ¡ojo!- aquí tenemos también un grave problema planetario de pastoral familiar. La Iglesia ha sido siempre muy cuidadosa en registrar los matrimonios y en que el testigo de los mismos sea cualificado. Sin embargo, ¿es aceptable que el clérigo yerre el 50% (se ha dicho) en saber si los novios tienen las debidas disposiciones? Quiero huir de la exageración y sé perfectamente que cuando dos se quieren casar, acaban haciéndolo donde sea y como sea. Eso pide a gritos más y mejor pastoral de familia.

No pretendo reñir a los sacerdotes u obispos que cometen a menudo errores de discernimiento, al igual que no puedo de ninguna manera negar que muchos médicos han errado al evaluar a curas pedófilos e informar a sus obispos de que ya estaban “curados” sin estarlo.

Me preocupan los millones de adolescentes y jóvenes que no viven la castidad, quizá porque nadie les ha propuesto una solución positiva: oración, sacramentos, recurso a María, visión gozosa, deporte, recomenzar y recomenzar. ¡Es heroico ser completamente abstinente hasta los 30 años en que se casan! Quizá deberíamos prepararlos para casarse antes y mejor.

La doctrina sobre la abstinencia de aquellas personas con arraigadas tendencias hacia el mismo sexo también es exigente. Y, sin embargo, es más sana de lo que pensamos.

Los militares o marineros que no tienen o no ven a sus esposas durante meses, ¿no son casos tristes? Y, sin embargo, masturbarse, acudir a prostitutas en cada puerto o usar la pornografía es mucho peor que ser castos. Los laicos y los sacerdotes podemos y debemos consolarles, pero no podemos aceptar el matrimonio colonial. En este mundo estamos de paso y de prueba. El tiempo limita los sufrimientos y la prueba genera mérito y belleza ante Dios.

¡Dios guarde a V.E. muchos años!

PS/ El Espíritu, seguro, inspirará a los padres del próximo Sínodo sobre la Familia.

Josep Maria Simón Castellví

Presidente de la FIAMC

Carácter comunitario de la vocación humana
-Doctrina social de la Iglesia-

Fuente: Catecísmo de la Iglesia Católica

Vivimos tiempos frenéticos, parece que vivimos en un cuartel global, al toque de corneta nos lanzamos, sin saber bien e incluso a ciegas movidos por algo que no sabemos definir, surgen las contradicciomnes y palpamos la inutilidad de nuestros actos. Hoy los mensajes son en gran medida totalizantes tendentes a la colectivización pasando por encima de la persona dejándola como apartada, contada como un nada, y esta persona frustada en su libertad se une a otras para pedir su espacio vital.

Como darse cuenta de esta colectivización? Evidentemente fomándose e infomándose en medida de la capacidad propia, no más, si eres o no católico te puede hacer pensar el punto 1885 del Catecísmo de la Iglesia Católica: "El principio de subsidiariedad se opone a toda forma de colectivismo. Traza los límites de la intervención del Estado. Intenta armonizar las relaciones entre individuos y sociedad. Tiende a instaurar un verdadero orden internacional."

Si ha leído hasta aquí, puede continuar siguiendo la fuente del principio, clicar en los enlaces de la izquierda o mirar en la red.

Jóvenes y la opción V

Fuente: La Opción V

Señor Jesús:

Tú me has enseñado que estoy hecho para amar y ser amado, y que el amor verdadero sólo puede florecer allí donde hay pureza, respeto y dominio de sí.

Ayúdame a ser hombre de verdad, a defender a las mujeres, a luchar por su dignidad e integridad.

Ayúdame también a purificar cada vez más mi mirada para ver a las mujeres no como un objeto de placer, Sino como hijas amadas de tu Padre.

Fortaléceme, Señor, para que pueda cuidar mi pureza en medio de una civilización saturada de elementos de hedonismo, egocentrismo y sensualidad.

De la pornografía ayúdame a huir, con la conciencia de que es un veneno y una plaga que destruye a las personas y degrada mi capacidad de amar

Señor, yo te prometo luchar con firmeza; concédeme Tú la gracia para vivir la castidad de mente, corazón y cuerpo, y así poder amar cada día más con un amor Que se asemeje cada vez más al Tuyo.

¡Que así sea! Amén.